Luis Calatrava Oramas

Master Of Science (MS) Restorative Dentistry

  • Coordinador del Departamento de Educación Continua de la Facultad de Odontología (UCV)
  • Decano Facultad de Odontología (Universidad Santa María)
  • Profesor - Facultad de Odontología (Universidad Central de Venezuela)
  • Master Of Science (MS) Restorative Denstritry
  • Odontólogo (Universidad Central de Venezuela)

Artículos

CONOCE LOS ARTÍCULOS ESCRITOS POR ESTE AUTOR PARA LA REVISTA ODONTOESPACIO

El dolor, la estética, el tiempo en la consulta y el costo de tratamiento son las principales preocupaciones que expresan los pacientes en diferentes estudios vinculados a la consulta odontológica y la profesión en general. Adicionalmente la demanda de la estética ha aumentado globalmente.

La comunicación con el paciente es fundamental y las necesidades del paciente deben defnirse de ambos lados. El odontólogo debe manejar el criterio estético de diagnóstico con propiedad, ya que el paciente de hoy en día está más actualizado que en el pasado.

La definición de odontología estética difere entre culturas, pacientes, clínicos y textos; la misma es vinculada a las proporciones doradas, armonía entre blanco y rosado, simetría y una línea de la sonrisa positiva.

Desde el descubrimiento de la adhesión al sustrato del diente hace unos 60 años, se han adoptado muchos enfoques para afrontar los retos que se nos presentan. La fuerza de unión, durabilidad, y la técnica han evolucionado para lograr técnicas simplificadas eficientes.

Paralelamente, el uso de resinas compuestas, junto con las técnicas adhesivas, han revolucionado la práctica dental actual. El potencial estético, manipulación y propiedades de desgaste de estos materiales han mejorado tremendamente. Sin embargo, no importa cuán espléndido sea la forma y el color, si no existe una unión sólida a la estructura dental remanente.

En el ejercicio de la odontología, asistencial o privada, nunca se oye a un paciente después de su cita que comente a un amigo o familiar: “¡Mira las fosas y fisuras en esta restauración!”, “¡Qué buena anatomía y adaptado gingival tiene esta corona!”. Pero cuando he preguntado a mis colegas en cursos, sobre qué aprecian sus pacientes, la mayoría dice: el tratamiento, la buena atención, una boca sana, lo moderno del consultorio, etc.

Mientras esto pudiera ser verdad, eso no es lo que los pacientes realmente piensan. Desafortunadamente (o afortunadamente, según el caso), somos juzgados por otros aspectos. El objetivo de este trabajo es explorar algunas áreas que a los pacientes preocupan y sus opiniones.

La pérdida superficial de los tejidos duros del diente diferente a caries, trauma o malformaciones de desarrollo, se denomina desgaste dentario o lesiones no cariosas. Estas lesiones son irreversibles y acumulativas con el tiempo. Aunque el daño puede ser una consecuencia natural de la edad, el proceso puede considerarse patológico si el promedio de pérdida es excesivo y causa problemas estéticos, funcionales o de sensibilidad.

Los términos abrasión, atrición, abfracción y erosión son utilizados en el diagnóstico de lesiones no cariosas del tercio gingival. La abrasión es un desgaste mecánico producido por la fricción de materiales exógenos, forzadas sobre la superficie del diente, como cerdas del cepillo y dentífricos.