Odontología General

Uso de electricidad en lugar de agujas

26 de enero de 2016 - redactado por Odontoespacio


Imagen referencial

Cada caso que llegue a nuestras consultas es único en su tipo, así como cada paciente, para lo que a unos puede ser muy incómodo, para otros puede pasar desapercibido. Sin embargo, la mayoría de los pacientes concuerdan en ciertos aspectos. Uno de ellos es su desprecio por las agujas a la hora de ser necesario infiltrar anestésicos locales para poder realizar cualquier intervención.

Espacio Publicitario

Para solucionar este problema, investigadores de la Universidad de Sao Paulo, Brasil realizaron un estudio, en el cual implementan el uso de pequeñas cantidades de electricidad en lugar de infiltrar anestesia, asegurando que obtienen resultados rápidos y de larga duración.

“Anestesia libre de agujas podría reducir costos, mejorar la confianza de los pacientes y reducir el riesgo de reacciones alérgicas y contaminación", dice la Prof. Renata Fonseca, una de las autoras del estudio.

En la mayoría de los casos cuando los pacientes son aprensivos y demuestran fobia a las agujas, los odontólogos usan anestésicos tópicos, para evitar la percepción del trauma ocasionado por la aguja, sin embargo, como es bien conocido la mayoría de estos anestésicos tipos éter son capaces de desencadenar una reacción anafiláctica. El estudio demuestra que usando electricidad mediante un proceso denominado iontoforesis hace de la anestesia más efectiva.

Para ello se determina la zona a anestesiar, y se prepara un hidrogel con un polímero que permite a permanencia de fármacos en la mucosa. Luego se añade hidrocloruro de prilocaina y lidocaína y se aplican pequeñas descargas de corriente lo cual estimula el paso inmediato del anestésico a la profundidad de los tejidos, lográndose una un efecto inicial más rápido y una duración prolongada.

El siguiente paso de la investigación seria desarrollar un dispositivo específico para su uso intrabucal de iontoforesis y realizar pruebas preclínicas. El potencial de esta técnica es bastante amplio, no solo limitando su uso a la odontología, si no que puede ser aplicado en tratamientos oncológicos.

Fuente: Universidad de Sao Paulo
Espacio Publicitario

¿Qué te pareció esta noticia?