Odontopediatría

Pacientes autistas y su tratamiento bucal

1 de abril de 2013 - redactado por Universidad de Guayaquil


Imagen referencial

En la actualidad, el autismo es uno de los trastornos más comunes del desarrollo en los niños y adolescentes de los EE.UU. A nivel nacional y en años recientes, el porcentaje de niños pequeños que han sido diagnosticados con autismo han pasado a ser más del doble.

Espacio Publicitario

El autismo es un espectro de trastornos caracterizados por graves déficits del desarrollo, permanente y profundo. Afecta la socialización, la comunicación, la imaginación, la planificación y la reciprocidad emocional, y evidencia conductas repetitivas o inusuales. Los síntomas, en general, son la incapacidad de interacción social, el aislamiento y las estereotipias (movimientos incontrolados de alguna extremidad, generalmente las manos).

El manejo del comportamiento en personas con necesidades especiales está cambiando. Estos pacientes pueden presentar un mayor riesgo de patología oral debido a su capacidad disminuida de entender o participar en su higiene diaria y cooperar con los programas preventivos.

De esta manera, los niños autistas deberían acudir cuanto antes a la consulta odontopediátrica para tratar de establecer una familiarización con la misma y crear una rutina en la higiene oral.

Asimismo, debemos enfatizar la figura del educador como impulsor del mantenimiento de la correcta salud bucodental. Es fundamental recordar que con el niño autista no hay lugar para la improvisación, de esto se deriva la necesidad de recurrir a un protocolo de desensibilización sistemática que comenzará previamente a que el niño acuda a la consulta.

Para ello, el odontólogo se reunirá con los padres, educadores y psicólogos si fuera necesario, sin la presencia del niño, para recoger en la historia clínica, toda la información relevante acerca de las características individuales del paciente con autismo.

Los niños con necesidades especiales requieren de consideraciones especiales, como en cualquier grupo de edad, en la planificación de su tratamiento dental.

Las habilidades básicas que se deben poseer para tratar a los pacientes con discapacidad son:

1. Conocimiento de los elementos y condiciones médicas para entender los procesos biológicos y terapias que afectan la prestación de atención bucodental.

2. El conocimiento de las implicaciones de la salud oral, tales como la enfermedad periodontal precoz en el síndrome de Down o la hiperplasia gingival en pacientes con trastornos convulsivos.

3. Habilidades esenciales de manejo de comunicación, estabilizar y tratar a los pacientes en la atención de la salud.

4. El conocimiento de entorno social, terapéutico y cultural de aquellos con necesidades de cuidado especial.

Es importante que el entorno del niño no cambie en cada cita. Mantener las mismas personas presentes, en el mismo operatorio. Las visitas deben ser cortas y repetitivas. Utilizar la música como una ayuda. Comunicarse con un niño autista puede ser un reto. Es muy importante comunicarse con el padre o tutor como ayudante.

Fuente: Universidad de Guayaquil
Espacio Publicitario

¿Qué te pareció esta noticia?