Odontopediatría

La anquiloglosia ¿Qué es? ¿Cómo afecta a los bebés?

19 de junio de 2019 - redactado por Odontoespacio



Ciertas irregularidades de la lengua pueden afectar el movimiento de la misma, lo que puede dar lugar a dificultades en el habla o la alimentación. El problema más común que afecta a la lengua son las variaciones del frenillo o médicamente conocido como anquiloglosia.

La anquiloglosia es un remanente embriológico de tejido entre la superficie inferior de la lengua y el suelo de la boca, que restringe la normalidad de movimiento de la lengua. Puede ocurrir aproximadamente en un 3 a 5% de los bebés al nacer y en el 13% de los niños con problemas de lactancia.

La anquiloglosía puede ocurrir con diferente grado de severidad y puede o no estar relacionada con alguna discapacidad funcional de la lengua.

Hay informes de que la anquiloglosia afecta a varias generaciones de una familia, lo cual puede sugerir que presenta una base genética. A veces se presenta junto con ciertos síndromes, como el labio paladar hendido, síndrome de Fraser y el síndrome orofacial digital, entre otros.

Características de la anquiloglosia

La anquiloglosia no se manifiesta de la misma manera en cada persona. La lengua puede variar en apariencia, la punta puede ser en forma de corazón o en forma de V, el frenillo lingual se puede observar corto o grueso entre otras variaciones. En un bebé el frenillo será diferente a un niño mayor o a un adulto con la misma condición.

Clasificación de la anquiloglosia

La anquiloglosia puede clasificarse de diferentes maneras dependiendo del odontólogo tratante. Una clasificación del estado frenillo es la siguiente:

Anquiloglosia parcial: las variaciones del frenillo lingual pueden cambiar la apariencia o la función de la lengua del bebé debido a la corta longitud.

Anquiloglosia Completa: en los que existe la fusión extensa de la lengua al piso de la boca, que es extremadamente rara.

Síntomas de la anquiloglosia

En los bebés la anquiloglosia pueden tener los siguientes síntomas:

  • Punta de la lengua en forma de corazón.
  • Punta de la lengua redondeada o cuadrada.
  • Movimiento limitado de la lengua.
  • La lengua no se extiende adecuadamente.
  • Recurrentes mordeduras en la lengua.
  • Frenillo se une muy cerca de la punta de la lengua.
  • Mala retención al pezón de la madre durante la lactancia.
  • Mala función de la succión de la leche materna durante el amamantamiento.
  • El bebé no muestra aumento de peso.

Al nacer la lengua del bebé debería de extenderse en su totalidad. Una lengua anormalmente corta restringe la extensión adecuada y la elevación de la lengua del bebé, por tanto puede alterar el movimiento normal durante la alimentación.

Amamantar a los bebés con anquiloglosia puede resultar en problemas con respecto a la transferencia eficaz de la leche materna, causando dificultades para aumentar de peso.

Todos los bebés recién nacidos deben someterse a un examen bucal para comprobar el funcionamiento y desarrollo normal del mismo, de igual manera deben ser pesados para evaluar si han ganado peso.

Complicaciones de la anquiloglosia

Las complicaciones a corto plazo y largo plazo de la anquiloglosia puede incluir, además de dificultades de alimentación, problemas de lenguaje, ortodoncia y psicológica. Algunas de estas complicaciones son:

  • Dificultad en la alimentación debido al desordenado movimiento de la lengua y la masticación.
  • Problemas al hablar o al gritar.
  • Distorsión de ciertos sonidos del habla debido a la limitación de la elevación de la lengua la punta
  • .

El problema de la anquiloglosia se puede manejar con asistencia en la lactancia materna, educación de los padres, entre otros métodos. Sin embargo la anquiloglosia se puede corregirse quirúrgicamente cortando el frenillo lingual en un procedimiento llamado frenilectomía o frenectomía

¿Qué te pareció esta noticia?