Odontopediatría

Las caries es la enfermedad crónica más frecuente en niños, con una prevalencia cinco veces superior a la del asma.

17 de junio de 2011 - redactado por NoticiasMédicas.es


Foto referencial extraída de internet

“La caries es la enfermedad crónica más frecuente en los niños, con una prevalencia cinco veces superior a la del asma”. La frase corresponde a Julián Aguirrezabal, presidente del comité organizador de la XXXIII reunión anual de la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP). Habida cuenta esta incidencia y que se trata “de una enfermedad infecciosa y transmisible”, Julián Aguirrezabal entiende que “la salud dental debiera entrar sin limitaciones en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud”.

Espacio Publicitario

A este efecto, la odontopediatría considera la necesidad de “realizar la primera revisión dental del niño al año de edad, manteniéndose una revisión periódica cada seis meses. Los progenitores han de ser conscientes de la importancia de estos cuidados”, puntualiza Julián Aguirrezabal, quien maneja datos preocupantes. “En EE.UU. la crisis ha provocado un 30% de desatención dental. A falta de estudios concretos, la percepción es que la tasa es más elevada en España”.

A la hora de reivindicar el papel de la Odontopediatría, Aguirrezabal recuerda que “los especialistas de este ramo están entrenados para aplicar técnicas de última generación en los niños sin provocarles dolor, disminuyendo la ansiedad que les provoca la visita al dentista y con la máxima seguridad. Se trata de una especialidad cualificada.”

La caries en edad temprana produce una pérdida de piezas que se traducen en una pérdida de espacio y malformaciones en la boca de los más jóvenes, por lo que es necesario realizar un trabajo de prevención. Desde esta percepción, el Dr. Aguirrezabal considera que la función del cepillado dental está en remover las bacterias cariógenas adheridas a la superficie del esmalte. El cepillado es un factor protector, pero no el primero ni el más importante. Por delante se encuentra un flujo salival normal, agua con flúor en la bebida, llevar una dieta no excesivamente rica en azúcares y mantener una anatomía dental adecuada y un número no excesivamente alto de bacterias cariógenas en boca.

En lo que se refiere al carácter transmisible de la caries, el experto atestigua que antiguamente se creía que era hereditaria, porque se daba siempre en las mismas familias. Hoy sabemos que lo que se transmite a través de la relación familiar de padres a hijos, con los besos, la saliva, etc. es la composición bacteriana de la placa dental. Así, si los padres tienen unas bacterias cariógenas muy agresivas, las pasarán a sus descendientes. Las bacterias cariógenas, que suponen el 20 % de la flora oral, el consumo de azúcares y la disfunción salival por causas como la toma de medicamentos o enfermedades sistémicas, son factores que provocan su aparición.

Fuente: noticiasmedicas.es
Espacio Publicitario