Odontopediatría

Traumatismos, avulsión dental

1 de septiembre de 2011 - redactado por Odontoespacio


Foto referencial extraída de internet

El término “avulsión dental” describe una situación clínica en la que el diente sale de su alveolo tras un impacto traumático. De todos los traumatismos dentarios, la avulsión es la más grave, ya que no sólo están seccionados los vasos y nervios, sino que también se desgarra el ligamento periodontal y se deshidrata durante el tiempo de permanencia fuera de boca.

Espacio Publicitario

Se debe tomar en cuenta cinco factores importantes para determinar el éxito de un diente avulsionado y reimplantado:

1.

Tiempo fuera del alveolo (tiempo extraalveolar)

2.

Medio de conservación.

3.

Tipo y duración de la Ferulización.

4.

Estado de la pulpa y del conducto radicular.

5.

Etapa de desarrollo radicular.

Es de gran importancia intentar reimplantar el diente avulsionado lo antes posible. Debe aconsejarse que si la raíz está muy contaminada por residuos superficiales, no debe frotarse o limpiarse, sino sólo aclararse durante unos pocos segundos bajo agua fría. La manipulación delicada de la superficie radicular es importante para conservar todas las células del ligamento periodontal y del cemento. Si continúan los residuos, y no se dispone de agua, debe conservarse el diente bajo la lengua (si lo permiten las condiciones), o colocar el diente en un medio de transporte.

Se le debe informar a la persona que reimplante el diente que lo sujete por la corona y lo coloque en el alveolo con una fuerza mínima. Si se encuentra alguna resistencia durante la recolocación, podría deberse a una fractura asociada al hueso alveolar, por tal motivo es importante que se evite forzar el diente. Si no es posible lograr reimplantar el diente se debe sumergir en leche o saliva e indicarle al paciente que se dirija lo más rápido posible al consultorio odontológico.

Los medios de transporte sugeridos son los siguientes:

1.

Agua: es el medio de transporte menos adecuado pues al ser hipotónica desencadena la lisis celular, adicionalmente el almacenamiento en agua más de veinte minutos provoca grandes reabsorciones radiculares.

2.

Saliva: por contener bacterias no es muy idónea. No obstante, los estudios demuestran que si el diente se pone en el vestíbulo bucal, los fibroblastos pueden mantenerse vitales unas dos horas. Pero tanto el agua como la saliva alteran la estructura del fibroblasto, por lo que no son aconsejables como medio de transporte del diente, aunque son mejores que hacerlo en seco.

3.

Suero fisiológico: es estéril, por lo que es un medio de conservación aceptable a corto plazo, manteniendo la vitalidad celular unas tres horas.

4.

Solución balanceada de Hank’s (HBSS): evita la reabsorción radicular en un 91%. Ha sido estudiado en profundidad mostrando que en las primeras 24 horas de almacenamiento, los fibroblastos se mantienen vitales, por lo que la reabsorción es escasa; y que después de 4 días de almacenamiento los dientes presentan reabsorción moderada.

5.

Leche:Los estudios reportan que la leche conserva la vitalidad de un buen número de fibroblastos durante tres a seis horas, período suficiente para que el paciente llegue a la consulta dental y se le realice el reimplante. Por tanto, la leche es un muy buen medio de almacenamiento a corto plazo, si se coloca el diente en ella como máximo media hora después del trauma.

Tratamiento de urgencia en la consulta odontológica, con tiempo de almacenamiento extraoral inferior a 60 minutos

1.

Lavar con delicadeza el alveolo con solución salina estéril antes de proceder a la reimplantación.

2.

Lavar cuidadosamente la superficie radicular con abundante irrigación con suero salino, leche o solución de Hanks. Es importante sujetar el diente solo por la corona.

3.

Reimplantar el diente suavemente con presión digital. Por lo general, el diente efectúa un “clic” cuando se vuelve a colocar en su posición.

Tratamiento tras el reimplante

1.

Ferulizar durante 14 días.

2.

Recolocación de tejidos gingivales, suturar si es necesario.

3.

Prescripción de antibióticos de amplio espectro.

4.

Informar al paciente que debe mantener una higiene oral estricta.

imágen:odontoblog.com.mx

Referencias Bibliográfcas:

1. Quintana, C. (2007). Medios de almacenamiento y transporte para dientes avulsionados. Odontología Sanmarquina. 2007; 10(2): 24-28

2. Cameron, A., Widmer, R. (2010). Manual de odontología pediátrica. Editorial Mosby. Tercera edición. Barcelona. España.

3. Cohen, L., Berman, L. (2008) Manuel Clínico de Traumatología Dental. Editorial Mosby. Primera edición. Barcelona. España.

4. García, C., Pérez. L., Cózar, A. (2003). Nuevas tendencias en el tratamiento de la avulsión dental. RCOE versión impresa ISSN 1138-123X.

Fuente: Odontoespacio
Espacio Publicitario