Odontopediatría

El Papel del Odontopediatra en la Anquiloglosia

21 de febrero de 2019 - redactado por Dra. M. Pilar Moreno Andrés Dr. Luis Antonio Ortega Casanueva


Gaceta Dental

La anquiloglosia, o frenillo sublingual corto, es una anomalía congénita que se observa en los recién nacidos y niños pequeños caracterizada por presentar un frenillo lingual anormalmente corto. En la mayor parte de las ocasiones, la restricción del movimiento de la lengua dificulta la lactancia materna interfiriendo, por tanto, en la alimentación del recién nacido.

Espacio Publicitario

La valoración clínica por parte del odontopediatra es fundamental para su diagnostico y posterior tratamiento. Actualmente existe cierta controversia en el tratamiento de esta patología.

La sección del frenillo sublingual debe emplearse en aquellos niños con alteraciones deglutorias y/o dificultades de succión que ocasionen molestias en el pecho materno, así como en aquellos casos en los que haya una clara limitación de la movilidad lingual.

La anquiloglosia generalmente se presenta como una única anomalía, pero puede asociarse a síndromes como el Síndrome de Ehlers-Danlos, Sindrome de Ellis-van Creveld, Sindrome de Pierre-Robin, hendidura palatina, etc.

Diagnóstico anatómico de Anquiloglosia

El diagnostico del frenillo lingual corto es clínico. El odontopediatra debe solicitar al paciente que realice ciertas maniobras para verificar la movilidad de la lengua: protruirla, tratar de tocar el paladar duro o la cara palatina de los dientes anterosuperiores.

En la anquiloglosia, cuando se protruye la punta de la lengua, esta adquiere la forma típica de una corbata y se dirige hacia los dientes inferiores. No hay un método estandarizado y sencillo para determinar el diagnostico. Así pues, para poder establecer de forma clara los diferentes tipos de frenillo lingual, existen algunas herramientas de evaluación de su función. Entre ellas, la más conocida para poder establecer el diagnostico de anquiloglosia es la de Hazelbaker (Hazelbaker Assessment Tool for Lingual Frenulum Function).

La escala de Hazelbaker permite semi-cuantificar la anquiloglosia con un sistema de puntuacion, según su aspecto y las funciones que realiza.

La lengua del lactante se evalúa mediante las cinco características de su aspecto y las siete características de su función.

Otras de las herramientas para diagnosticar la anquiloglosia, es la clasificación de Kotlow, donde se establecen diferentes categorías, según la distancia que exista entre la inserción del frenillo en la cara ventral y la punta de la lengua.

Tratamiento de la Anquiloglosia

Actualmente existe cierta controversia en el tratamiento de esta patologia. A continuación, desarrollaremos que tratamiento emplear en cada momento.

1. Tratamiento conservador

Ante la presencia de un frenillo lingual que produce una anquiloglosia moderada y en una edad temprana se recomienda un tratamiento conservador mediante fisioterapia miofuncional, que consiste en una serie de ejercicios que ayudaran a aumentar la motilidad lingual.

Entre los ejercicios linguales se recomienda protruir y retruir la lengua, realizar movimientos laterales de derecha a izquierda, llevar la lengua hacia la cara palatina de los incisivos superiores, girar la lengua con la boca cerrada.

2. Tratamiento quirúrgico

Frenotomía en el lactante

En los lactantes el tratamiento quirúrgico estará indicado solo en aquellos casos en los que la anquiloglosia imposibilite una adecuada alimentación.

En los menores de 4 meses el procedimiento puede Ser realizado sin necesidad de anestesia local ya que el frenillo carece de inervación sensitiva. Se realizara un pequeño corte de 2 a 3 mm. En su porción con menor grosor y, dado que el sangrado será mínimo, se pondrá inmediatamente al niño al pecho.

Se puede aplicar un anestésico tópico, pero existe el riesgo de que el niño succione de una forma poco efectiva por el entumecimiento que pueda presentar en la boca y ello imposibilite la alimentación inmediatamente después de la frenotomia.

En los niños mayores de 4 meses, se requiere anestesia generalmente debido a su desarrollo. En la infancia, se opta por el tratamiento quirúrgico si produce disglosia lingual y las alteraciones mecánicas son evidentes e imposibilita un desarrollo adecuado en el niño.

Técnica quirúrgica

Existen diversas técnicas para la escisión del frenillo lingual corto, todas con el fin de mejorar la movilidad de la lengua.

Las técnicas más conocidas de frenectomía son la técnica romboidal, Z-plastia y plastia en V-Y.

Criterios de derivación al odontopediatra

El envío por parte del pediatra al odontopediatra para realizar la sección del frenillo sublingual en época perinatal se realiza en aquellos casos en los que existan alteraciones deglutorias o dificultades de succión que ocasionan molestias a la hora de amamantar al niño y/o aquellos casos en los que exista una clara limitación de la movilidad lingual.

Cuando existan alteraciones de la articulación del habla (generalmente dificultades con la letra "r") se recomienda que el paciente sea valorado, además de por el odontopediatra, por un logopeda y, tras un periodo de entrenamiento previo en el que se compruebe la elasticidad del frenillo, se decidirá si existe o no impedimento a la movilidad que haga necesaria la cirugía del frenillo.

Fuente: Gaceta Dental
Espacio Publicitario

¿Qué te pareció esta noticia?