Blog

La terapia eléctrica puede aliviar la xerostomía

Se ha sabido desde hace más de 150 años que los nervios de las glándulas salivales controlan la secreción de saliva. La secreción salival está regulada por tres componentes que incluye: 1.Receptores aferentes y nervios.2.Conexión central y procesamiento de núcleo (centro de la salivación).3.Brazo eferente del reflejo constituida por simpático y parasimpático nervios haces. Los nervios aferentes llevan impulsos desde la periferia hacia el centro de la salivación en el bulbo raquídeo, que a su vez dirige las señales a la parte eferente del arco reflejo que conduce a la salivación. Dado el control autónomo de la secreción salival, la estimulación eléctrica de uno de los componentes del arco reflejo salival potencialmente puede conducir a la mejora de la secreción salival.La Estimulación Nerviosa Eléctrica Transcutánea (TENS por sus siglas en inglés – Transcutaneous electrical nerve stimulation) consiste en la aplicación de impulsos de corriente eléctrica de baja frecuencia. Esta corriente eléctrica se transmite a través de almohadillas de electrodos colocados sobre la superficie de la piel y potencialmente estimulan los nervios periféricos para producir diversos efectos fisiológicos.Las primeras unidades de TENS se desarrollaron en el año 1965 después de la publicación de la teoría de control por Melzack y Wall. Desde 1965 TENS, se ha conocido mundialmente y es también considerado como uno de los recursos terapéuticos más utilizados en la práctica clínica para el alivio del dolor crónico y agudo. Sin embargo, en los últimos tiempos, muchos investigadores han observado que, además de los efectos analgésicos de TENS, puede también ser utilizado para aumentar el flujo salival mediante la estimulación de los nervios periféricos.El estudio realizado por Hersheal Aggarwal y colaboradores, titulado Evaluation of the effect of transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) on whole salivary flow rate publicado en el Journal of Clinical and Experimental Dentistry, incluyó a 40 hombres y 40 mujeres de 20 a 50 años de edad. A todos los sujetos les fue explicados el diseño del estudio y se les pidió que se abstengan de comer, beber, mascar chicle, fumar y procedimientos de higiene oral durante al menos 1 hora antes de la cita.La unidad TENS empleada para este estudio fue Anlaya MedIns AMS-902. Fueron colocados electrodos superficiales en la piel que cubre las glándulas parótidas de los participantes. La saliva no estimulada y estimulada se recogió durante 5 minutos y se calcularon las tasas promedio de flujo salival. Se pidió a los participantes que se abstuvieran de comer, beber, mascar chicle, fumar o realizar procedimientos de higiene oral durante al menos 1 hora antes de la prueba.

Unidad TENS usada en el estudio
Paciente posicionado correctamente con los parches

La tasa de flujo salival media aumentó en alrededor del 13% (0,16 ml/min) de todos los participantes en el grupo de prueba. Según el estudio, 65 participantes demostraron un aumento en la tasa de flujo salival con la aplicación de TENS; sin embargo, 12 no mostraron aumento de la salivación, mientras que tres sujetos mostraron una disminución del flujo salival.Los investigadores sugieren que la unidad de TENS estimuló la glándula parótida, lo cual tuvo efectos en el arco de secreción salival. Por lo tanto, la aplicación de impulsos eléctricos en el arco salival debería, en teoría, mejorar la secreción de saliva y, de ese modo, reducir los efectos a largo plazo de la hiposalivación.TENS podría ser una opción de tratamiento útil en la hipofunción de las glándulas salivales en pacientes en los que otras terapias han fracasado o están contraindicadas, concluyeron los investigadores. Sin embargo se deben investigar otros estudios en un grupo de pacientes con xerostomía y observar si reflejan resultados similares a los del presente estudio. Observa el estudio completo publicado en el Journal of Clinical and Experimental Dentistry AquíFuente: Odontoespacio

Deja tu comentario