Medicina Oral y Patología

Detalles de la Neuralgia del Trigémino que no puedes dejar de conocer

28 de mayo de 2015 - redactado por Equipo de Redacción Odontoespacio


Imagen Referencial

La neuralgia del trigémino figura entre los dolores más intensos que puede sufrir el ser humano, por lo que debe ser considerado como una emergencia médica.

Espacio Publicitario

La neuralgia del trigémino, es un dolor facial intenso muy específico, de tipo lancinante o punzante, severo, generalmente unilateral y recurrente (episodios de breve duración e inicio brusco), localizado en la zona facial inervada por el nervio trigémino. Aunque el dolor puede presentarse de forma espontánea, es habitual la presencia de zonas gatillo, en las que se provoca el dolor por cambios de temperatura, al masticar, hablar, comer, sonreír o bostezar.

La neuralgia del trigémino afecta a 4,3 de cada 100.000 habitantes cada año, y es más frecuente en mujeres que en hombres. Puede iniciarse a cualquier edad, aunque la mayoría de las formas no asociadas a otra enfermedad causante, se dan en mayores de 50 años.

Aunque las crisis son breves, suelen reaparecer durante varios días, semanas e incluso meses. Como media, estos ataques duran 49 días. El paciente puede estar mucho tiempo sin sufrir un nuevo ataque, lo habitual es que reaparezcan. De acuerdo con un estudio realizado sobre la evolución de la enfermedad, la mayoría de los pacientes tendrá más de un ataque a lo largo de su vida: el 19% presentará dos, el 24% tres y en 28% cuatro o más.

Existen múltiples teorías sobre las causas de esta dolencia. Entre el 80% y 90% de las neuralgias del trigémino son idiopáticas, se deben en realidad a la compresión del nervio, cerca de su salida del tronco encefálico, por una vena o arteria que formen un "bucle". De igual forma puede deberse a causa de un tumor benigno o de un quiste, a la esclerosis múltiple o a un infarto cerebral que haya afectado la parte inferior del cerebro, por donde penetra el nervio.

El diagnóstico es clínico, en base a la historia clínica y una exploración muy detallada que permita identificar claramente el tipo de dolor y se deben descartarse otras causas de dolor facial (dolor de dientes, sinusitis, migraña, cefalea, artritis, post-herpes facial, etc). Los autores creen necesaria una resonancia en pacientes jóvenes, aquellos con síntomas atípicos (como, por ejemplo, pérdida sensorial) y los que no respondan a la terapia médica inicial.

El tratamiento farmacológico para el control del dolor es siempre la primera opción, los fármacos recomendados son carbamazepina, oxcarbazepina, gabapentina. Las terapias alternativas y naturales ayudan al control del dolor en casos leves a moderados. Si falla el tratamiento farmacológico, se recomiendan que se revise el diagnóstico (valorando otras posibles causas del dolor facial) y que se consideren las opciones quirúrgicas.

Fuentes Consultadas:

Rey, A. (2008). Dolor Neuropático. Neurología caso a caso. Editorial Médica Panamericana. Madrid. España.

Zaidat, O., Lerner, A. (2003). El Pequeño libro negro de neurología. 4ta edición. Editorial Mosby. Madrid. España.

Waldman, S. (2003). Atlas de Síndromes dolorosos frecuentes. Editorial Elsevier. Madrid. España.

K, Tripathi. (2005). Farmacología en Odontología. Editorial Médica Panamericana. Buenos Aires. Argentina.

Fuente: Odontoespacio
Espacio Publicitario

¿Qué te pareció esta noticia?