Medicina Oral y Patología

¿Qué debes saber acerca de la Gingivitis Ulceronecrotizante Aguda?

30 de marzo de 2015 - redactado por Odontoespacio


Imagen Referencial

La Gingivitis Ulceronecrotizante Aguda (GUNA) es una lesión de carácter inflamatorio y de etiología infecciosa que afecta a la encía marginal y la papila interdentaria de las piezas dentarias.

Espacio Publicitario

La GUNA se caracteriza por la ausencia de signos prodrómicos con aparición súbita que cursa con dolor, inflamación y sangrado gingival. El signo principal de la GUNA considerado mayoritariamente como signo patognomónico de la enfermedad es la ulceración y necrosis de las papilas interdentales con la aparición de cráteres gingivales

Las lesiones se localizan mayoritariamente en la zona anterior mandibular aunque también podremos encontrarlo sobre los dientes parcialmente erupcionados, principalmente terceros molares, zonas de extracciones, dientes malposicionados y dientes con bandas de ortodoncia .

Es muy frecuente encontrar sobre la superficie ulcerada una pseudomembrana de color gris o gris-amarillento que en caso de ser retirada deja una superficie sangrante. A medida que se incrementa la severidad y gravedad del cuadro podemos observar la aparición de fiebre, linfoadenopatías , incremento del pulso sanguíneo, leucocitosis, pérdida de apetito y fatiga general.

La Gingivitis Ulceronecrotizante Aguda presenta una prevalencia escasa, menor al 1% de la población, en EEUU y Europa. Su frecuencia aumenta en algunos países en desarrollo de Asia, África y Sud América.

En un estudio epidemiológico realizado en Chile utilizando como criterio de diagnóstico de GUNA la presencia de necrosis y ulceración, se encontró una prevalencia de 6,7% entre escolares y jóvenes hasta 20 años.

El factor etiológico primario es una infección provocada por patógenos oportunistas, especialmente Fusobacterium nucleatum, y espiroquetas del tipo Treponema dentícola y Prevotella intermedia. Se ha demostrado la invasión de espiroquetas en el tejido conectivo subyacente.

El inicio de la GUNA se ha asociado a la presencia de mala higiene oral, stress, gingivitis preexistente y consumo de tabaco, los que son considerados como factores predisponentes.

Algunas formas de GUNA pueden progresar y comprometer el periodonto de inserción formándose una Periodontitis Úlcero-Necrótica, esto es especialmente visible en pacientes que presentan algún cuadro de inmunosupresión, como en el síndrome de inmuno deficiencia adquirida (SIDA), pudiendo llegar a producirse un secuestro óseo.

Algunos estudios relacionan la GUNA con la aparición de una enfermedad mucho más grave denominada Noma o Cancrum Oris. Se trata de una estomatitis destructiva y necrosante con frecuencia mortal, en que predomina la misma flora microbiana y que compromete estructuras faciales externas.

El desarrollo de ésta enfermedad se ha observado en niños con deficiencias nutricionales extremas. La conexión entre una GUNA preexistente y el Noma no ha podido ser confirmada.

La mayoría de los estudios poblacionales indican que la prevalencia de GUNA disminuye con el aumento de la edad. Además, se consigna que existe una asociación positiva con el tabaco, mala higiene, y stress.

Tratamiento

En general, las mismas terapeúticas que rigen el control de las enfermedades periodontales se aplican en el control de los casos de GUNA:

Raspado y alisado radicular.

El uso del raspado y alisado radicular, con la ayuda de anestesia local si fuese necesario, permite la eliminación de los restos de tejido necrótico y cálculo subgingival. El uso de ultrasonidos puede ser de gran ayuda en esta fase del tratamiento.

Control de placa bacteriana.

La disminución del acúmulo bacteriano mediante una correcta higiene oral debe ser un requisito indispensable no tanto para la remisión de la fase aguda sino más bien para evitar la posible aparición de recidivas en el futuro.

Clorhexidina.

La concentración ideal es del 0.12 %. Los nuevos vehículos de aplicación de clorhexidina (geles, spray ) deberían ser tenidos en cuenta como posible complemento para el control de placa puesto que permiten su aplicación en zonas mucho más localizadas.

En algunos trabajos se recomienda el uso de agua oxigenada al 3% para corregir el PH del medio afectado de GUNA (Wennstrom y Lindhe, 1979).

Eliminación de los factores retenedores de placa.

La corrección de todos aquellos factores que favorecen el acúmulo de placa ( obturaciones desbordantes, margenes sobrecontorneados, piezas impactadas ) debe ser realizada para mejorar la higiene y disminuir el riesgo de posibles

Bibliografía consultada: Guía Clínica Urgencia Odontológica Ambulatoria. Santiago: Minsal (2007), Consultorio de Periodoncia (Argentina).

Fuente: Odontoespacio
Espacio Publicitario

¿Qué te pareció esta noticia?